El costo de la guerra de clases de COVID

first_imgEl 22 de febrero, las muertes relacionadas con el COVID-19 en Estados Unidos superaron las 500.000. Desde entonces, otras 55.000 personas han muerto a causa del virus, y las cifras tienden a aumentar. Se han perdido más vidas estadounidenses en esta pandemia que en los combates de la Primera y la Segunda Guerra Mundial juntas.El gasto militar combinado de Estados Unidos en esas dos grandes guerras fue un equivalente a más de $5,07 billones en dólares del 2019. Y el gasto militar se ha priorizado desde entonces. El presupuesto militar de 2020 -$721.500 millones – fue la mayor parte del presupuesto federal discrecional de Estados Unidos.En 2019, Estados Unidos gastó $35.400 millones en armas nucleares. En las próximas tres décadas, los planes de modernización de las armas nucleares podrían costar hasta $2 billones. Pidele al Congreso dinero para gastar haciendo la guerra y/o produciendo armas nucleares y probablemente desembolsarán más de lo que pediste. Eso llena las arcas de sus patrocinadores en el complejo militar-industrial. Pero sugiere aumentar el salario mínimo por hora a 15 dólares -lo que beneficiaría a más de 27 millones de trabajadores- y los políticos lucharán en contra con uñas y dientes.Los políticos de ambos partidos burgueses estaban dispuestos a ir a la guerra para bloquear la aprobación de un alivio largamente esperado para los trabajadores de bajos salarios – predominantemente la gente de color, los inmigrantes, las mujeres y los oprimidos de género – porque la nueva legislación del COVID incluía inicialmente el aumento del salario mínimo.Millones de personas que sobrevivieron al COVID-19 siguen enfrentándose a la pérdida de empleo y a los desahucios. Dos millones de personas pueden sufrir inseguridad alimentaria en Estados Unidos este año, pero aparentemente abordar la hambruna no es una prioridad del Congreso. Tampoco lo es la financiación de infraestructuras como las escuelas públicas, la vivienda y el transporte.El Plan de Rescate Americano de Biden, de $1.900 millones , firmado el 11 de marzo, fue descrito por el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (republicano de California), como “demasiado costoso, demasiado corrupto y demasiado liberal”. Lo calificó como “una lista de prioridades de la izquierda que son anteriores a la pandemia y que no satisfacen las necesidades de las familias estadounidenses” durante un discurso en el hemiciclo el 10 de marzo.En parte tiene razón: las necesidades de las familias estadounidenses han sido ignoradas durante décadas, y las disposiciones del proyecto de ley de Biden no van lo suficientemente lejos para abordarlas.Necesidades de los trabajadores frente a codicia capitalistaLos políticos que votaron en contra del proyecto de ley afirmaron que estaban motivados por la preocupación de aumentar la deuda nacional. Retrocede a marzo de 2020, cuando Trump firmó la Ley CARES de $2,2 billones rodeado de los principales líderes del GOP. O viaja a 2017, cuando Trump firmó la Ley de Recorte de Impuestos y Empleos que recortó los impuestos a las empresas en $1,5 billones, lo que provocó que el gasto deficitario alcanzara los $984.000 millones y que el endeudamiento federal se disparara.La Ley CARES y tres medidas más pequeñas aprobadas en 2020, con el apoyo de ambos lados del pasillo, fueron elaboradas para asegurarse de que los mayores beneficiarios fueran las corporaciones y los individuos más ricos del país. Mientras que la Ley CARES dio pagos de estímulo de $1.200 a unos 159 millones de personas, esto fue un cambio pequeño en comparación con los miles de millones en exenciones fiscales adicionales entregadas al 1% durante varios años o con los costos totales de las guerras.El Comité Conjunto de Impuestos del Congreso descubrió que cinco disposiciones fiscales dirigidas específicamente a las familias más ricas, incluidos los Trump, costarían casi tanto como todos los cheques de estímulo juntos. Estas medidas dieron beneficios inmensamente mayores a las corporaciones y a un puñado de ultrarricos.A lo largo de la pandemia de coronavirus, la mayor preocupación de la mayoría de las corporaciones estadounidenses no ha sido el aumento del número de muertos, sino la caída de sus resultados. Los capitalistas pueden apostar en el mercado de valores y se beneficiarán de las exenciones fiscales que les otorgan los políticos lacayos. Pero sin trabajadores en el trabajo, que produzcan más riqueza para los jefes de lo que éstos les pagan en salarios, su sistema de beneficios empieza a desmoronarse.En el capitalismo, el trabajo es la fuente de toda la riqueza. La presión para que los trabajadores vuelvan a trabajar es lo que motivó a los políticos pro-capitalistas a tirar la cautela de COVID al viento y aprobar sólo medidas mínimas de alivio económico.Los trabajadores necesitan que se les garanticen unos ingresos mensuales dignos, que se les proteja contra los desahucios y que tengan un acceso adecuado a la alimentación y a la atención sanitaria, para que no se vean obligados a trabajar en condiciones inseguras durante la pandemia de COVID-19 sólo para sobrevivir. Esto es lo que tienen los trabajadores en los países socialistas.FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thislast_img read more